Close

LA HISTORIA DE LA SAL

SEGÚN LA LEYENDA

A Casius Petrox le gustaba darse un baño de agua de mar caliente para contrarrestar los efectos de la niebla y de los vientos húmedos y helados que asolaban las marismas abiertas (los británicos sabrán de lo que hablamos). Así, sus soldados descubrieron de forma accidental un método para producir sal a partir de agua marina. Casius se puso tan contento que abandonó la legión y se dedicó a la producción de sal, aunque parece que la marca Petrox desapareció en los milenios posteriores. La sal es un producto extraordinario. Un elemento esencial de la dieta, no solo de los humanos, sino también de los animales e incluso de muchas plantas. Además, es uno de los conservantes alimentarios más eficaces y utilizados. Sus usos industriales, médicos y de otros tipos son casi infinitos (bueno, en realidad son unos 14 000). De hecho, la sal ha sido un elemento tan importante de la vida que ha sido protagonista de muchas historias y aparece a menudo en cuentos y relatos. Algunas culturas atribuyen poderes mágicos a la sal. No en vano, se usó como moneda de cambio en diversos momentos y lugares, y la lucha por controlar su suministro ha sido motivo de guerras encarnizadas. Ofrecer pan y sal a los visitantes es, en muchas culturas, un signo tradicional de hospitalidad. La producción de sal abarca gran parte de la historia de Europa desde la época romana. Los registros medievales europeos documentan las tecnologías y concesiones de la producción de sal. Si quieres impresionar al resto de comensales en tus fiestas y cenas, nada mejor que dejar caer uno de estos datos históricos sobre la sal:

Venice rose to economic greatness through its salt monopoly

Llegados hasta aquí, creemos que ya es hora de poner punto y final a este pequeño curso de historia salina. Hay muchos más detalles interesantes, así que haznos saber si te gustaría descubrir una pizca más de historia de nuestros archivos salobres.